Mastitis y consejos para la lactancia materna

fondo-adorable-de-mujer-con-su-hijo-para-el-dia-de-la-madre_23-2147613849

¿Qué es la mastitis?

La mastitis es la inflamación de la glándula mamaria originada por la obstrucción de los canales de la leche materna. Los tejidos se encuentran inflamados, rojos y causan dolor. En algunas ocasiones puede deberse a una infección.

Causas

  • Acumulación de leche materna en los conductos mamarios, o la obstrucción de ellos. Si hay una infección, se debe a los gérmenes que pueden ingresar a través de las pequeñas fisuras de los pezones.
  • El estrés puede ser otra causa de la mastitis, que comúnmente ocurre en las primeras semanas de lactancia.
  • La producción excesiva de la hormona prolactina, lo que provoca una mayor producción de leche y por consiguiente, una mayor probabilidad de que la leche se acumule.

Síntomas

  • Fiebre.
  • Escalofríos.
  • Fatiga y cansancio
  • Mamas inflamadas de color rojo, y duras al tacto.
  • Dolor de cabeza
  • Mareos

Tratamiento

El tratamiento para la mastitis es bastante sencillo. Debes cubrir tus mamas con toallas calientes para que tus conductos mamarios se expandan y permitan la circulación de la leche.  Puedes tomar píldoras desinflamatorias para reducir el dolor.

También debes amamantar tu bebé para que a través de su succión, logre evitar la acumulación de la leche. Aliméntalo con bastante frecuencia.

Otro consejo para tratar la mastitis es el uso de extractores de leche, así lograrás que la leche materna fluya más fácilmente a través de tus mamas. La idea es que los vacíes. Puedes masajear el área y aplicar calor en la zona.

Si tienes una infección, tu médico debe recetarte antibióticos. En un par de días la inflamación debería disminuirse, al igual que tu dolor. Si tus síntomas persisten a pesar de los antibióticos, debes acudir al médico lo más pronto posible para evitar mayores complicaciones.

Consejos para la lactancia materna

La lactancia materna es un periodo en el que la madre provee el alimento a su bebé, a través de sus glándulas mamarias. En cuanto a las necesidades nutricionales del recién nacido, pueden ser cubiertas con la leche materna. Además, la experiencia de la lactancia crea un vínculo emocional especial entre la mujer y su hijo.

Este proceso incluso conlleva beneficios para ambos. Para el bebé que recibe los nutrientes para su crecimiento y para su desarrollo cognitivo y para la madre, que reduce el riesgo de la depresión post parto y el cáncer de mama.

Si deseas lograr una lactancia materna exclusiva, es decir, alimentar a tu bebé únicamente con la leche materna, deberías tomar en cuenta los siguientes consejos:

1.Darle pecho cuando nazca

Una vez tengas en tus brazos al recién nacido, aproxímalo a tu pecho a ver cómo reacciona. Intentará succionar, por lo que la producción de la leche materna se acelerará y esto beneficiará el proceso de recuperación de tu cuerpo.

bebe-bebiendo-de-un-pecho_1218-538

2.Alimentar al bebé cuando lo pida

No te rijas por horarios, el bebé experimentará hambre a cualquier hora durante el día y la noche. Eventualmente el bebé desarrollará intervalos para ser alimentado. Recuerda que la proximidad que tiene él o ella contigo también le proporcionará calma y tranquilidad. Sentir el calor de tu cuerpo es un buen método para hacerlo dormir.

3.Entorno tranquilo y calmado

Haz que el momento de amamantar sea ameno, para crear y desarrollar la relación entre tú y tu hijo. Aléjate de cualquier ruido molesto y siéntete a gusto.

manos-del-bebe-el-nino-chupa-los-punos_1112-1213

4.Buena postura

Coloca a tu bebé lo más cerca posible para que no se canse de succionar la leche materna. Asegúrate de que su cabeza se encuentre en buena posición.

madre-y-bebe-abrazados_1218-550

5.Cuida tu alimentación

Intenta consumir alimentos saludables, ingerir proteínas, vitaminas y minerales suficientes. Evita consumir alcohol y fumar cigarrillos.

Deja un comentario

Tu email no será publicado