Ecografía ¿Qué es, cuándo hay que hacerla y para qué sirve?

Ecografías para mamás embarazadas

La ecografía es un procedimiento que permite obtener imágenes de órganos y estructuras de nuestro organismo a través de ondas sonoras de alta frecuencia. Esta prueba en el embarazo es clave para observar al feto y su evolución a lo largo de los 9 meses de gestación. A partir de la semana 18 de gestación, ya se puede determinar el sexo del bebé en el 95% de los casos, a no ser que su posición en el vientre materno, lo impida.

A diferencia de las radiografías, las ecografías no se exponen a la radiación, ya que estas utilizan ultrasonidos.

¿Cómo se realiza una ecografía?

Las ecografías durante el embarazo se realizan en la superficie de la piel del vientre materno. El ecografiasta extiende un gel sobre la piel y mueve un dispositivo llamado transductor. Este aparato, envía ondas sonoras que rebotan en los tejidos dentro del cuerpo, además de capturar estas ondas. La máquina ecográfica crea las imágenes de estas ondas sonoras. Este procedimiento no es doloroso y puede durar entre 10 y 30 minutos.

Tipos de ecografías

Ecografía bidimensional o 2D

Es la más tradicional e utilizada, la imagen del feto se visualiza en blanco y negro. Este tipo de ecografía sirve para detectar anomalías en el feto, en ella se puede apreciar la longitud y parte de crecimiento del bebé además, permite diagnosticar alteraciones cromosómicas, malformaciones genitourinarias y el desarrollo del sistema cardiovascular.

Ecografía 3D vs 4D

Cortesía de Clínica Gutenberg (Málaga, Algeciras y Granada)

Ecografía Doppler

Está indicada para verificar la circulación que recibe el feto a través de la placenta. Son indicadas cuando aparece alguna alteración en el embarazo que pueda afectar al desarrollo del bebé.

Aquí te dejo un vídeo para que veas exactamente lo que te enseñarán en la consulta:

Ecografía tridimensional o 3D

Este tipo de ecografía es más espectacular debido que puedes ver al bebé en tres dimensiones. La ecografía en 3D recoge información volumétrica y se puede apreciar mejor las formas del bebé, su volumen, gestos y rasgos físicos.Las imágenes recogidas son nítidas y en color, permitiendo ver los huesos y la piel del bebé, además de poder detectar patalogías a nivel renal, cardíaco y pulmonar.

Ecografía 4D impresión

Ecografía en 4D

A diferencia de la Ecografía en 3D, la 4D recoge un efecto de movimiento continúo de volúmenes del bebé en tiempo real. Es una similitud a cómo si estuvieras viendo al bebé en vídeo. Esta, se utiliza para valorar patologías externas, cómo puedan ser problemas los dedos o el paladar y hace mediciones casi exactas y precisas y se pueden apreciar todos los gestos del bebé, cómo por ejemplo, el movimiento de manos, pies o cómo se mueve en el vientre materno.

Este tipo de ecografías no suelen estar subencionadas por la Seguridad Social, ya que una anómalia en el bebé puede ser detectada con una ecografía 2D en el 90% de los casos. Sin embargo, las ecografías 3D y 4D cada vez están más de moda y muchas madres y padres realizan una para ver la cara de su bebé antes de que llegue el momento de su nacimiento.

Te dejamos una ecografía en movimiento realizada por el equipo de la Clínica Gutenberg:

Se pueden realizar en cualquier momento del embarazo, pero se recomienda que se haga entre la semana 26 y la 30 de gestación.

Si quieres ver un ejemplo de cómo se realiza una ecografía en 3D y 4D, te dejamos este vídeo del Centro Gutenberg.

¿Cuántas ecografías son necesarias?

La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia determina que durante el embarazo se deben realizar tres ecografías.

  • Primera ecografía: se realiza al acabar el primer trimestre de gestación, en la semana 12 del embarazo. En esta primera, se puede ver la situación de la placenta, el número de fetos y el pliegue nucal. Además, se determina la edad gestacional de la madre.
  • Segunda ecografía: se realiza en el segundo trimestre de gestación, alrededor de la semana 20 de embarazo. En esta, se visualiza la formación de órganos y si existen anomalías en el desarrollo del bebé. Por otro lado, también se puede puede conocer el sexo del bebé, si su posición en el vientre materno lo permite.
  • Tercera ecografía: la última ecografía se realiza en el tercer trimestre de gestación, entre la semana 33-34 del embarazo. En esta, se valora el crecimiento fetal del bebé y o detectar una malformación tardía. Al finalizar las tres ecografías el siguiente paso antes de dar a luz es ir a monitores.

La maternidad es un proceso de ilusión, nerviosismo, responsabilidad, expectación, etc, pero también produce unos cambios en el cuerpo de las madres y la adaptación a nuevas rutinas diarias. Esto puede conllevar a la depresión posparto. A continuación te mostramos 4 recomendaciones para evitar la depresión posparto.

Deja un comentario

Tu email no será publicado