Cuando llega el verano lo primero en que pensamos es en la playa o la piscina para disfrutar de los días soleados, pero lo más importante es el cuidado de la piel que sufre gran parte de la exposición a los rayos del sol.

Con eso en mente, te damos algunos consejos sobre cómo protegerte lo mejor posible del sol y algunos cuidados necesarios para que no sufras con el muy temido golpe de calor.

Los especialistas de salud indican utilizar un protector solar de uso diario, y es un error pensar que el uso está indicado sólo cuando se expone al sol, según la Fundación Nacional del Cáncer de la Piel de los Estados Unidos, el 90% de los melanomas son causados por excesiva exposición al sol, así que es un gran error el no preocuparse demasiado por el protector solar incluso en días nublados.

Cuando la piel se expone al sol, también es expuesta la sombría luz ultravioleta. Algunos daños toma unos años en aparecer, como por ejemplo, las manchas, el aumento en el número de pecas y el cáncer de piel, más temible.

El nivel de protección depende principalmente del fototipo de piel. Cuanto más claro es la piel persona, mayor debe de ser el factor  de protección solar.  Es recomendada el FPS15 (cuanto mayor sea el factor). Recordando que el filtro debería proteger de los rayos UVA y UVB.

Consejos para protegerse del sol

  • Lo ideal es evitar la exposición a la luz del sol en el periodo comprendido entre las 10:00 y las 16:00
  • Utilizar siempre protectores solares para la cara y el cuerpo y se recomienda incluso si el día está nublado
  • Bebe mucho líquido (preferiblemente agua)
  • Aplica protector solar cada dos horas y después de entrar en el mar o la piscina.
  • Aplica la crema solar 30 minutos antes de salir de casa para que puede ser absorbido por la piel, proporcionando una protección adecuada
  • El baño durante el verano y después de la exposición al sol debe ser frío
  • Hidrata la piel tras la exposición solar, es importante cuidar de la piel con gel hidratante o loción (sobre todo en áreas que son normalmente secas), ayudan en la pérdida de fluidos de la piel. Los más adecuados son productos que contengan aloe vera porque son calmantes
  • Protege tus ojos con gafas de sol y el uso de gorras, sombreros y viseras para la protección agregada
  • Utiliza jabones glicerinados de ducha
  • Para la cara, cuello y escote elige productos que contengan vitamina C, que combate los radicales libres y en consecuencia el envejecimiento de la piel. La vitamina C también actúa dejando la piel más resistente a los efectos dañinos del sol
  • Al elegir tu protector solar puede hacerlo comprando protectores solares sin parabenos que no contienen productos químicos.

No olvides tus ojos, labios o el cuero cabelludo, se queman fácilmente, porque hay partes que están muy expuestas al sol.

Ante cualquier duda, debes de consultar a un médico o especialista sobre qué protección solar utilizar según tu piel.

Imagen gracias a: Freepik

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here